Todo lo que necesitas saber para Emprender en Pareja

pareja feliz emprendiendo


cita proverbio chino solo se va más rápido, acompañado se llega más lejos


Antes de ser 2, se es 1


Emprender en pareja es reconocer el equipo que hacéis. Y se hace un equipo cuando cada uno se vuelve responsable de lo se que hace. Y todo lo que se hace se puede medir, absolutamente todo.

Todo es susceptible de ser contabilizado, las horas que pasas trabajando, las que te ocupas de los quehaceres de la casa, de pasar tiempo de calidad con la familia, de meditar, del tiempo que pasas en las redes sociales…, de todo.

Entonces, cuando te haces responsable de tu tiempo, dejas de culpar a terceros de tus resultados. Así es como te haces una persona responsable. De este modo, cuando falles (porque todos fallamos), cuando la vida te pruebe y “pase algo” que no te permita seguir la disciplina que te has impuesto, ahí será cuando se verá tu nivel de compromiso.

En este momento es cuando tienes que:

  • escanear aquellas situaciones que hacen que te distraigas de tu cometido y
  • cuestionarte qué es aquello que permites que sea más fuerte que tu compromiso y te haga alejarte de tu enfoque

Si quieres tener control sobre lo que haces, necesitas dejar pasar aquellas cosas que te suman bien poco y priorizar aquellas que son de mayor valor.

Para ello puedes hacer tres cosas:

1. Incrementar tu nivel de conciencia o tu inteligencia

2. Ayudarte de tu experiencia o la de otros

3.Prueba y error

Pero esto lo vas a conseguir si y solo si tienes como objetivo el obtener equilibrio y resultados en el área que elijas, en este caso hablamos del emprendimiento.

Porque no vas a atraer nada a menos que creas que puedes conseguir eso que anhelas y te pongas manos a la obra a conseguirlo. Porque la Ley de Atracción es eso: Atr-acción, atraer mediante la acción. En otras palabras, tú haz tu parte que el Universo ya hará la suya para ti.

Y te puede pasar que conscientemente no hayas tenido tantos resultados como a ti te gustaría y pienses que no es posible conseguir algo de manera controlada.

Pues bien, para ello, toma acción. Coge papel y boli y responde estas preguntas:

1. Si no hago, ¿qué puedo perder?

2. Y si lo hago, ¿qué puedo ganar?

Puede ser que hasta ahora no hayas tomado acción porque no te sientes [email protected] Nadie aprendió a caminar a la primera. Acepta que puedes fallar en lo que no quieres. Pero, por supuesto, asegúrate de apostar en grande por lo que amas.


Todo lo que necesitas saber para emprender en pareja


Si quieres emprender en pareja y tener éxito has de tener en cuenta ciertos puntos que son básicos y no puedes pasar por alto.

Ya, de antemano, has de saber que la pareja es un equipo que se elige de manera personal, no es una obligación, no has de agradar a alguien. Tú eres el que decides unirte a esa persona y compartir la vida con ella.

Pero para ser dos, como decía la canción de Shakira, “cuando hay que hablar de dos, empezar por uno mismo”. Porque dos mitades no hacen una naranja. Únicamente se pueden unir esas dos mitades haciendo un zumo.

Me refiero a que hay principios muy importantes para que algo funcione:

  • para hacer un equipo, uno tiene que querer comprometerse al 100%. No vale con comprometerse en un alto porcentaje. ¿Qué tal crees que le parecería a tu pareja que le fueses fiel en un 95%? ¿Cómo crees que se sentiría si te pasas ese otro 5% dando besitos a quien te de la gana?

Entonces, dicho ya que es fundamental estar comprometido al 100% cuando nos unimos a alguien para hacer algo, ya

  • podemos ver qué hacemos junto al otro.

Emprender es otro objetivo más como lo puede ser el tener hijos, una casa en la playa, unas vacaciones todos los años…

En primera estancia, has de tener presente tres aspectos:

1. Respeto

El respeto por la otra persona es fundamental en cualquier relación. En el momento en que se pierde el respeto, la relación y el negocio empieza a decaer.

Debes respetar los gustos de tu pareja, sus aficiones, sus opiniones… Es la persona con la que decidiste compartir la vida luego, si se pierde el respeto tanto por tu parte como por la de la otra persona, eso no tiene mucho futuro. Quizá no es tu persona. Quizá en ese caso lo mejor sería ir cada uno por su lado. No te culpes. Ante todo, sinceridad.

Y por supuesto, la comunicación entre vosotros es fundamental. Tener una comunicación efectiva contribuye a que puedas tener la confianza de poder expresarte con total libertad porque sabes que vas a ser escuchado por el otro con asertividad. Eso no tiene precio.

2. Reconocimiento

El tiempo hace que la rutina se pose en nuestras vidas. Llega el aburrimiento, las quejas, las suposiciones, se empieza a echar en cara cualquier cosa y eso merma la relación en todos los sentidos.

Es fundamental que integres en tu día a día la costumbre de volver a honrar aquello que te enamoró. Reconoce que cuando te enamoraste fue porque pesaron mucho más las cosas positivas que las negativas. Vuélvete a poner las gafas de ver su lado bueno, el lado bueno de las cosas.

Sus habilidades, talentos y dones de aquella persona fueron los que te enamoraron hasta hacerte tomar la decisión de vivir la vida con ella. Asegúrate de recordar lo valiosa que es esa persona para tu vida.

Para ello podrías dedicar un par de minutos cada día a recordarle a la otra persona cuán valiosa es para ti y todo lo que te ha ayudado a crecer y evolucionar desde que estáis juntos hasta ahora.

3. Empatía

La empatía es la consecuencia de reconocer y respetar al otro. Es la habilidad de ponerse en los zapatos del otro. Luego, antes de juzgar, intenta comprenderle porque esto puede evitar muchos malentendidos.

4. Responsabilidad

Y no hay otra que volver a la responsabilidad personal. Cada uno es responsable de lo que hace con su vida y, por ende, de los resultados que obtiene.

Y en pareja pasa lo mismo. Los objetivos que se proponen son de ambos, luego ambos son responsables de que se respeten y se cumplan.

Necesitas tomar conciencia de lo que aportas, de lo que tú das. No te justifiques, cuéntate verdad. Si no hiciste algo bien, rectifica y sigue; acéptalo y trabaja en ello.

Mete 5ª marcha

El avance se traduce en la cuánto estáis dispuestos a aprender (porque si algo no tienes es que no sabes algo) y cuánto estáis dispuestos a cambiar (quizá dejar de ver tanto fútbol o redes sociales, o cambiar la alimentación, o hacer más ejercicio…).

Preguntaos de 0 a 10, cuánto estáis dispuestos a aprender lo que no sabéis y cuánta voluntad de cambio estáis dispuestos a poner sobre la mesa.

Para ello es fundamental que haya un objetivo y una visión en la que ambos coincidáis. Independiente de cuál sea el proyecto, el negocio o la visión general se ha de mantener en equilibrio.

Cada uno de los dos ha de hacerse responsable de llevar a cabo su rol y su cumplimiento. Ese es el modo de sentir cada día plenitud y felicidad porque sabes que estás construyendo sobre algo sólido.

Te entregarás con confianza porque tendrás la certeza de que tu pareja estará en el mismo nivel de compromiso.

En el tema del crecimiento personal también es significativo que ambos debéis tomar la decisión de evolucionar constantemente, al mismo tiempo y con la misma formación, curso, libro… Es el modo de los resultados se vean reflejados en la eficiencia del tiempo y en la economía.

Escríbeme y cuéntame si emprendes con tu pareja y que estrategias te funcionan.

Estaré encantada de escuchar tu historia.

Con amor,

Bárbara.